Descalcificacion en perros adultos

Cuando escuchamos la palabra “Descalcificación en perros adultos” nos rascamos la cabeza pensando que es el fin de nuestra mascota y que no saldrá de esta, a pesar de las expectativas cortas de vida, con el tratamiento adecuado y mucha dedicación por el amo y su mascota lograremos mejorarle la salud y volver a su vida normal.

Descalcificación en perros adultos

Descalcificación en perros adultos: Un problema serio.

El hueso en toda su estructura esta divido de manera que dos tercios se encuentra en mineral y un tercio de osteína cálcica, de manera que el primero logra que el hueso sea lo suficientemente duro y resistente, pero la parte cálcica le da flexibilidad.

Las dietas balanceadas están acompañadas de minerales importantes como el magnesio, el fosforo y el calcio, de modo que este ultimo a pesar de ser muy importante y necesario en muchos procesos fisiológicos y estructurales del animal, se necesita en pequeñas cantidades, es decir, poco calcio para grandes cosas.  Cuando alguno de estos tres minerales falla en el organismo lo primero que veremos afectado son los huesos.

En este proceso son necesarias las vitaminas, sobre todo la vitamina D, la  cual ayuda a la absorción del calcio en el intestino y fija los minerales a los huesos, siendo este concepto universal y hasta el momento, incambiable. El problema es cuando hace falta el calcio en el organismo, momento en el cual sucede una descalcificación en perros adultos y en algunos casos en cachorros, por lo tanto debemos estar atentos a cualquier anomalía.

Con la descalcificación en perros adultos pronto llegaran problemas serios como raquitismo, displacía de cadera, perdida de movimientos, perdida de dientes y en el momento en que el hígado empiece a necesitar de calcio y este no exista en el organismo del animal ocurrirán los problemas serios, ya que el principal órgano en procesos nutricionales es el hígado.

Descalcificación en perros adultos se puede evitar con una visita previa al veterinario y estar atenta a las primeras anomalías. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *